Diego Marroquin

Me voy a caminar.

“¡Pobre el discípulo el que no deja
Atrás a su maestro!” (Leonardo da Vinci)

Él llora, junto a su maestro se abrazan,
Y como si fueran uno en el universo
Los sentimientos se alzan.

Es un dispensador de hielo,
Él sabe que solo es miedo.

A veces se siente muy incapaz e impotente,
Él le demuestra que puede ser importante,
Bastante.

A menudo se llena de melancolía,
Él la expulsa, atento con vigilia,
Con prudencia.

Hasta sufre en su ausencia,
Con los recuerdos estupendos
Anhela su presencia.

Lo que hace no tiene comparación
Pues es su mentor…

Le tiende ese cálido cariño sincero
Él no lo muestra, tiene uno que es duradero.

Formatea esos bits de amenaza,
Con su forma de hablar los despedaza.

Es la board de esa joven e impericia vida,
Que sin su ayuda, estuviera muy perdida.

Con su modosa sonrisa, inseguridad desaparece,
Donde confianza y convicción por montón florece.

Algo más que material le ha dado,
Sabiduría y conocimiento,
Para que con Dios esté conectado.

En tercera persona escribí este reducido poema,
Porque lo aprecio, lo respeto, aunque parezca un dilema.

 

 

Toutes les droites appartiennent à son auteur Il a été publié sur e-Stories.org par la demande de Diego Marroquin.
Publié sur e-Stories.org sur 18.10.2014.

 

Commentaires de nos lecteurs (0)


Su opinión

Nos auteurs et e-Stories.org voudraient entendre ton avis! Mais tu dois commenter la nouvelle ou la poème et ne pas insulter nos auteurs personnellement!

Choisissez svp

Previous title Previous title

Fait cette nouvelle/poème violent la loi ou les règles de soumission d´e-Stories.org?
Svp faites-nous savoir!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Émotions" (Poèmes)

Other works from Diego Marroquin

Did you like it?
Please have a look at:

Amor pasado repetir para dejar de existir. - Diego Marroquin (Amour et Romantisme)
Rainy Day - Inge Offermann (Émotions)
Stars - Christiane Mielck-Retzdorff (La Vie)